Aquí os dejamos algunas fotos de Sandra Blanco (y de Irene Regueira) del pasado sábado 15 de junio en la X Fiesta de Arte de Calle que hicimos en los Jardines de Josefa Arquero.
Una tarde de muchas emociones, arte, cultura, barrio, magia y gente maravillosa 
Siempre nos quedamos con ganas de agradeceros a todas las personas que pasasteis por la placita, que disfrutasteis, apoyasteis, echasteis una mano, animasteis… porque todo ello tiene un valor tan inmenso que no se puede medir, pero sí genera esa magia que se vive cada año en la fiesta de arte de calle.
Gracias a Pía Tedesco por aceptar embarcarte en esta propuesta de maestra de ceremonias que para nosotras fue tan especial por celebrar el X aniversario. Y gracias por vuestra música y por hacer por estar.
Gracias a Skalubidubi por vuestra música, escena, diversión y facilidades.
Gracias a Ana Botía y a Marina de Remedios por la performance, las ganas y la flexibilidad.
Gracias a Fuman por ese show tan especial que nos dejó a todas alucinando, por animarte a venir hasta aquí con toda tu maquinaria y acompañantes 
Gracias a Sambaleza, como siempre, por hacer retumbar de emoción y de samba los cuerpos y las paredes de la plaza, por estar siempre ahí para el barrio.
Gracias Sandra Bernardo por adaptarte a esta fiesta y hacer música tan bonita y sentida.
Gracias a las artesanas y artesanos por formar parte de esto y aportar más arte al evento.
Gracias a Eva, Sara, Juan y Álvaro, por hacer esas obras de arte en las caras de l@s peques.
Gracias a La Unión, a El Olivar, y a otras entidades por el préstamo y el apoyo incondicional.
Gracias a David por estar en el sonido, a Ove, a Javo, a Sergio, por el soporte.
Gracias a Jorge D, a Jorge C, a Eva B, Alba, Isa, Almu, Rei, Teresa, Miriam, Jose, Pablo, Rocío, Javi M, Marta, Jesús, Merche, Fran, Ángel, Merche M, Carmen, Marga, Javi, Olga… y tanta gente por el currazo sin el que sería posible hacer esta fiesta. Y a la gente que seguro que olvidamos. 

Este año hemos llegado hasta aquí más agotadas física y mentalmente que otras veces, pero ha merecido la pena.