Durante las Navidades, el consumo en los países occidentales es desaforado. Pescado, mariscos, carnes, productos exóticos, juguetes caros y baratos, ropa, tecnología,… para dar respuesta a ese consumo, las producciones llevan un ritmo tal que cuesta creer que el mundo no colapse. Porque, ¿a dónde van todos esos residuos de lo que ya no queremos, de esos regalos tontos que hacemos por hacer la gracia? ¿De dónde vienen? ¿Qué implica toda su producción, cómo contamina, cuánta energía necesita, cuántos litros de agua? ¿Cómo se queda el mar con las pescaderías de todo el mundo llenas a reventar de peces y crustáceos? ¿Qué pasa con los vertidos de la ganadería y agricultura industrial? ¿Y cómo viven las personas que trabajan en esas cadenas de producción? ¿Cómo vivimos en general las personas, las que podemos permitirnos consumir, las que no, las que están explotadas o las que no del todo?
Cada alimento y objeto procede de la naturaleza, es imposible seguir con este ritmo de consumo y que todos los recursos naturales aguanten sin impacto. Así está ocurriendo, especies extinguidas o en peligro de extinción, ríos contaminados por vertidos de fábricas, ciudades llenas de polución, gente infeliz con problemas de ansiedad y depresión, mares, montañas, ríos, estómagos y calles llenas de basura porque no se consigue ni reciclar el 30 % de los residuos plásticos,…
Es complejo, y tras el fracaso de la Cumbre por el Clima por la falta de medidas contundentes, necesitamos de nuestro cambio de hábitos en el día a día, y un proceso de reflexión que nos lleve a darnos cuenta de que cada consumo tiene una repercusión, porque somos 7,53 miles de millones de habitantes en la tierra.
Aquí os dejamos algunas ideas para unas fiestas que no produzcan una huella medioambiental de dinosaurio:
  • Reduce tu consumo y reflexiona sobre lo que realmente necesitas.
  • Ponte un reto: que las comidas y las cenas se hagan con productos locales y de temporada, reduciendo también carnes y pescados.
  • Usa vajilla, cubiertos y vasos reutilizables, tápers, y otros utensilios para evitar usar y tirar.
  • Prueba a que tus regalos sean de segunda mano. Piensa en la cantidad de producción que hay a diario en todo el mundo, es insostenible la gestión de esos residuos.
  • Prueba a hacer regalos de calidad y duraderos, así su huella será menor.
  • Pasa de los regalos chorras para hacer la gracia de los chinos o que no sirven para nada. Hazlo tú mismo/a.
  • Intenta evitar Amazon, Wish, Aliexpress, etc explotan a sus repartidores, son productos de los que desconocemos el origen y la fabricación, y muchas de ellas son de muy mala calidad que dañan enormemente medio ambiente y derechos humanos, además de que al haber aumentado su consumo, ha aumentado también la tala de árboles para producción de cajas de cartón.
  • Prueba a regalar de comercio justo, así sabrás que quienes lo producen están trabajando en condiciones adecuadas y respetando el medio ambiente.
  • Dale una mejor vida a otro ser vivo y adopta o amadrina (perros, gatos, burros, olivos, etc), no compres.
  • Si no regalas de segunda mano, busca ideas de madera con certificación de sostenibilidad, de tela, de cartón, u otras alternativas que no supongan tanto plástico.
  • Envuelve con papel de periódico, telas, o papel de regalo usado. No tiene sentido fabricar papel nuevo hecho con litros de agua, de madera, de energías, sólo para tirarlo después.
  • Busca pequeñ@s artesan@s que tengan en cuenta su impacto social y medioambiental, como la cooperativa Customizando, que le da segundas y terceras oportunidades a los textiles; ilustradores/as o pintores/as (como algunas del barrio como Sara Flórez, Hugo Aroca, Alberto Pina, Belén Álvarez, Ana Díaz, Nines del Río, Mark Zimmermann…); restauradores que hacen cosas maravillosas como Dámaso Peinado, etc
  • Prueba a regalar vivencias:
    • cultura (conciertos, espectáculos, exposiciones, cine)
    • experiencias (como la cata de vinos que haremos en enero)
    • formaciones (por ejemplo, el Curso de Introducción al Diálogo Socrático)
    • talleres de radio, como el de Yoli de Comunicatis o los de Radio Enlace
    • vídeos, como el que te podría hacer David Nade, de nuestro coworking
    • un bono para alguna clase o actividad cultural de Danos Tiempo
  • Alternativas de consumo:
  • Regalos solidarios:
  • Regalos para reducir nuestros residuos de un sólo uso (muchos puedes conseguirlos en Danos Tiempo si eres socia):
    • termos o cantimploras para sustituir las botellas de plástico de usar y tirar
    • jabones sólidos para no usar envases de geles y champús
    • productos de higiene que no son de plástico (como compresas de tela y copa menstrual, cepillos de madera, …)
    • vasos reutilizables para el café o el té para llevar
    • lotes de productos a granel
  • Regalos para fomentar los cuidados:
    • consultas de psicología, o apoyos como el de Filmoterapia
    • libros
    • masajes o estancias (sin caja, mejor, así nos ahorramos los envases y le ponemos más valor)
    • plantas o árboles que absorben CO2, mejoran la sensación de bienestar emocional, dan hábitat a aves e insectos,… puedes también regalar un «apadrinamiento» de árboles que ayudan a llevar a cabo iniciativas rurales y mantenerlas.
    • deportes diferentes: Liga Cooperativa de Baloncesto, La Torre, Alacrán, …